inicio
PLANETA AGUA TIERRA
Planeta Carbono (tierra),  Aire, Agua y Fuego
 
Iluminación y sombra
 
 
 

LUZ, CALOR, SOMBRA Y VIDA PARA UN PLANETA

El día es una noche en la que brilla una sola estrella.
la y el
la

Vemos al llamado planeta Azul (también Pardo y Verde y Blanco) como si estuviera erguido.

El Planeta que llamamos "la Tierra" es realmente una esfera sólida que gira inclinada imbuida en otra esfera sutil compuesta por ese gas que llamamos "aire". Esta esfera gaseosa es la que está impregnada de luz y sombreada siempre en un 50% y 50%. Lógicamente esa iluminación es creada por la luz de la Estrella Sol, y la sombra es creada por la propia opacidad del planeta y da lugar a esa región (espacial) y periodo (temporal) que llamamos "la noche" (ver).

Así, la esfera sólida (el planeta) es la que se mueve inclinada girando dentro de la esfera sutil, que es inmóvil, fija y erguida. Desde esta concepción, los días y las noches no pasan, sino que, debido al giro de la Madre, pasamos nosotros por las regiones iluminada y sombreada, como en un carrusel para niños.

En la escena inferior puedes pulsar sobre la imagen del Sol para encender o apagar la luz solar y así iluminar el Planeta Tierra y apreciar la semiiluminación.

la

En la escena la Tierra está en el punto de la órbita que corresponde al equinoccio del 21 de septiembre y se aleja hacia el solsticio de diciembre. Desde esta perspectiva la vemos por un "costado", por la cara por la que anochecemos o ingresamos en la sombra y, dado que el Planeta tiene el Eje de rotación inclinado, vemos el Polo Sur. Este lado viene a ser como la popa o parte de atrás de una nave, en este caso la Nave Tierra, que surca el Espacio Universal mientras es iluminada por el lado de babor desde el Faro cósmico, la estrella, el Sol.

el

 

la

Aunque lo llamamos "la Tierra", la mayor parte de la superficie del planeta es acuosa, tanto que el Océano Pacífico ocupa prácticamente la mitad del planeta, e igual que a veces vemos los reflejos del sol en la superficie del agua, así el propio planeta Agua es un espejo tridimensional redondo que flota en el espacio reflejando al sol.

el El Sol reflejado en el agua del planeta durante los equinoccios. Las Galápagos bajo el sol. la
Reflejo de una estrella (el sol) en la superficie del planeta Agua en ambos equinoccios. Las Islas Galápagos bajo el sol a las 12 del mediodía.

el El sol reflejado en el agua del planeta en los solsticios la
El sol reflejado en la superficie del planeta Agua en ambos solsticios. El Golfo de México bajo el sol a las 12 del mediodía del solsticio de junio.

 

La estrella sol es 109 veces más grande que el Planeta Tierra y está a una distancia en la que cabe 108 veces. Son condiciones suficientes como para que los rayos de luz lleguen prácticamente paralelos a todas las latitudes del planeta Tierra. Aquí lo vemos. Del núcleo del Sol salen dos rayos formando ángulo de 1 grado. En esta imagen los tamaños del Sol y la Tierra sí guardan la proporción, no así la distancia, ni por ello el ángulo con el que los rayos llegan al planeta, de modo que esta escena sólo nos da una primera idea para aproximarnos a la realidad.

La siguiente escena es a escala proporcional de distancias y tamaños. A esta distancia no podemos distinguir a la Tierra. Al llegar a la distancia de la órbita de la Tierra la separación de los dos rayos (que guardan 1 grado de separación) es tal que el Sol cabe 1'8 veces.

Y la siguiente es una imagen aumentada que ya nos permite ver la situación a escala real para comprender por qué todas las latitudes de la Tierra reciben los rayos paralelos del Sol. Digamos que ya estamos viendo el "microcosmos" del Sistema solar.

Las líneas amarillas de arriba y abajo son los dos rayos de luz procedentes del núcleo de la estrella sol y llegan a la órbita de la Tierra formando un ángulo de 1 grado. La separación entre ambos rayos es tal que el Sol cabe entre ellos casi 2 veces, y la Tierra 200 veces. El rayo del medio es el que llega directo a ese puntito que es el planeta Agua y Tierra en el que estamos. Ni siquiera aún a esta escala tan detallada y proporcional a la real apenas podemos distinguir al planeta como un puntito! Al llegar a la Tierra los rayos prácticamente no tienen diferencia angular y por eso son paralelos, tanto los que pasan de refilón por los polos o por los umbrales del amanecer y del anochecer como el rayo que incide de lleno en el ecuador de la esfera (otra cosa es el ecuador de "la Tierra").

Y dado que es una esfera tales rayos que llegan igualmente paralelos rebotan en la superficie en ángulos diferentes que responden a la lógica de las leyes de la física: 0º en el ecuador y 90º a 45 grados norte y sur del ecuador de la esfera, pues otra cosa es el mapa terrestre que obedece a la inclinación del Eje, lo cual hace que experimentemos los extremos del espectro térmico en las dos épocas de los solsticios.

Rayos de luz en ambos solsticios

Pulsa en el siguiente vínculo para ver una animación a escala de dos rayos de luz saliendo del núcleo del Sol formando un ángulo de 1 grado. Cuando alcanzan una separación equivalente al propio Sol han pasado la órbita de Mercurio! Y no han llegado a la de Venus. A esa distancia hay una órbita imaginaria en la que el Sol cabría justo 360 veces (1 vez por cada grado).

Y por supuesto, al recibir luz, el planeta proyecta su propia sombra en el Espacio en el cual no hay una superficie plana en la que se dibuje y podamos verla igual que vemos la sombra de nuestro cuerpo en el suelo o en un plano vertical (muro, pared...). Por eso la sombra del planeta Aire se extiende como un largo y fino cono cuya longitud es ligeramente menor que el diámetro del Sol!

Longitud de la sombra de la Tierra

De hecho la propia Tierra cabe 108 veces en su propia sombra... lo mismo que el Sol entre él mismo y la Tierra!! ¿Quiere esto decir que si el Sol proyectara sombra, ésta llegaría hasta la órbita de la Tierra?

Y el radio de la órbita de la Luna cabe 3,6 veces. También 3,6 es la relación de tamaño entre la Tierra y la Luna. Eso sí, a veces desde el propio planeta vemos la sombra del planeta cuando la Luna pasa por ella produciéndose un eclipse lunar. Si la Luna orbitara un poco más allá de la sombra de la Tierra ésta no la alcanzaría y no se producirían los eclipses lunares (ni por supuesto la Luna alcanzaría con su sombra a la Tierra y no experimentaríamos eclipses de Sol).

Luz, forma y sombra conviven armoniosa y pacíficamente en el transparente Espacio formado por las 3 primeras dimensiones de la realidad. Podríamos decir que dan pinceladas al dinámico cuadro pintado en el Espacio, aunque también luz, forma y sombra son dinámicas pinceladas. Si conviven pacíficamente será porque están en su cielo, el espacial, el Es-Paz-Yo que no está a ninguna distancia de las formas, de la luz ni de la sombra, ni de la 4ª dimensión.

Es el efecto aSOMBROso de la luz. También "aLUZinamos" con la sombra.

Para contactar enviar e-mail a navelegante64@gmail.com
 
 

 

 

 

 
 

16