inicio
 

EL GIRO O ROTACIÓN DEL PLANETA TIERRA

El planeta gira 1 grado cada 4 minutos, 15 grados cada hora, 366 giros cada año.

 

Cada 4 minutos que pasamos, es decir que la aguja de los segundos da 4 vueltas, el planeta que pisamos gira 1 grado en el Espacio. Por tanto cada hora gira 15 grados. La señal de esto es que percibimos el aparente desplazamiento de las estrellas, el sol durante el día (y la variación de longitud y dirección de las sombras) y las demás estrellas durante la noche, y que experimentamos la alternancia entre luz y sombra, día y noche, y lo que llamamos "paso de los días" que asociamos a "paso" del tiempo.

el   la

Podemos experimentar amaneceres y anocheceres porque el planeta gira, no porque el sol se desplace y se ponga por poniente o salga por "saliente". O a cada hora percibimos el aparente cambio de posición del sol o de las demás estrellas. O cada 24 horas vivimos la alternancia entre el día y la noche. Es el efecto del movimiento de giro del planeta en torno a su propio eje de rotación. Solemos decir que pasan los días y las noches, pero llamamos "día" y "noche" al periodo de tiempo que -debido al giro del planeta- pasamos atravesando involuntariamente (e inevitablemente más que forzosamente) las dos zonas fijas de una esfera sutil de luz/sombra que no gira, pues lo que gira inmerso en esa esfera es el planeta como esfera sólida (y líquida y gaseosa). Por tanto, nuestra experiencia de ese "paso de los días" o "paso del tiempo" depende de que el planeta gire, es decir, del movimiento del planeta. Aunque el día natural comienza en el amanecer, hemos nacido en una sociedad para la que el día oficial termina y comienza a las 12 de la medianoche. No nos parece extraño porque estamos ya acostumbrados.

El sentido de giro de este planeta es el mismo que el sentido de traslación. Todos los planetas se trasladan en el mismo sentido: es regla general. Sólo sería posible girar en sentido contrario, y sólo dos planetas giran en sentido contrario a la traslación: Venus y Urano. La velocidad de giro es bastante sincrónica a la velocidad de traslación, pues a cada grado de órbita (unos 2.6 millones de kms) el planeta da casi 1 giro de 360 grados.

El planeta Tierra da 366 giros completos durante su órbita aunque nosotros contabilizamos 365 días. Es decir que contamos un día menos que el número de giros. Esto obedece a la simple lógica geométrica. Hay que tener en cuenta que el planeta gira en el mismo sentido que la traslación y que nosotros contabilizamos días solares de medianoche a medianoche (de mediodía a mediodía sería lo mismo). Realmente el planeta tarda 23 horas y 56 minutos en completar su giro de 360 grados al mismo tiempo que se traslada una sección ligeramente curva de 1 grado (unos 2.6 millones de kms) de órbita, y este grado orbital es -proporcionalmente- el mismo grado rotacional de más que ha de girar el planeta (durante 4 minutos) para que la región en la que estamos termine de llegar a la siguiente medianoche o al mediodía y de contar 24 horas (23 horas y 56 minutos + 4 minutos = 24 horas). Así, 4 minutos de retraso durante 365 días son 1460 minutos, es decir 24 horas y 20 minutos, es decir, el tiempo que tarda el planeta en dar 1 giro de 360º (y 5º más), el 366º giro.

Podemos imaginar el hipotético caso de que el planeta diera sólo 4 giros durante su órbita completa. Girando el planeta en el mismo sentido que su traslación, contaríamos sólo 3 días de mediodía a mediodía, es decir, 1 día menos que los giros.

el la
Giro en el mismo sentido que la traslación. Pulsa en la imagen para ver película.

Si la Tierra girase en sentido contrario al de la traslación, el número de días del año sería uno más que el número de giros: 367. Podemos verlo en el mismo caso hipotético de 4 giros al año. Girando en sentido contrario a la traslación, contamos 5 días en 4 giros, es decir 1 día más que el número de giros.

el la
Giro en sentido contrario que la traslación.

Quizá en el pasado La Tierra cumpliese 365 giros y por ello se contasen 364 días, pues en el capítulo 72 del Libro de Enoch (personaje que según la cronología del libro del Génesis debió vivir hacia 3.100 a.e.c.) acerca del Movimiento de las Luminarias Celestiales se habla de que el año tenía exactamente 364 días.

32 En ese momento la noche se ha acortado y equivale a nueve partes y el día equivale a nueve partes, la noche es igual al día y el año tiene exactamente trescientos sesenta y cuatro días. 

O en el capítulo 74:

12 El sol y las estrellas llevan completo el año exactamente, tanto que ellos no adelantan ni retroceden su posición ni un sólo día por toda la eternidad y completan los años con perfecta justicia cada trescientos sesenta y cuatro días.

El único punto fijo del planeta es su núcleo rotatorio, formado en un 70% de hierro. Popularmente dicho como centro de la Tierra, llamado Corazón de la Madre (Earth Heart) por sus hijos. El núcleo, centro o corazón también rota, y lo hace ligeramente más rápido que el resto del planeta. Las personas dedicadas a la geofísica han calculado que el núcleo de la Tierra daría un giro extra cada 400 años. El núcleo es un poco más grande que la Luna y que el planeta Marte.

Al inicio vemos una recreación del planeta Agua y Tierra girando o rotando. El lado frontal es el lado siempre iluminado por la luz del Sol. Su inclinación hacia "nuestra derecha" indica que está en el punto del equinoccio de primavera en el hemisferio norte, día gregoriano 21 de marzo en nuestra memoria.

Y gira 1 grado cada 4 minutos, es decir que mientras la aguja de los segundos da 4 vueltas al centro del reloj, la Nave Tierra da 1 grado de giro en el Espacio. Realmente es una cuestión de movimiento (de agujas y de planeta) en el Espacio inmóvil. Y por tanto la Nave Terra gira 15 grados en el Espacio, lo cual es 1 hora en nuestra mente. La diferencia de aspecto del planeta tras 1 grado de giro (4 minutos) es apenas apreciable, pero la diferencia tras 15 grados (1 hora) sí es notoria. En la siguiente doble imagen puedes percibirla, y es más notoria aún observando algún umbral, sea el del anochecer o el amanecer.

la 15 grados de giro del planeta = 1 hora de tiempo el
Diferencia tras 15 grados de giro en el Espacio (1 hora) a mediados de enero

Durante 15 grados de rotación del planeta, la Península Ibérica sale de la zona nocturna a la diurna. En 1 hora Europa termina de despertar al terminar de asomar su cabeza "ibérica" al Sol. Esta doble escena corresponde a mediados de enero, cuando aún el polo norte está en la zona oscura y el polo sur está en la zona iluminada.

Desde esta atalaya cósmica que es la Tierra, un Planetario natural, solemos ver al Sol y a las demás estrellas desplazarse por el cielo. Es el APARENTE EFECTO de la CAUSA REAL, el movimiento de giro del planeta, pues si ahora seguimos volando en la Nave de la Imaginación hacia un punto por debajo del Polo sur del planeta, veríamos algo como esto:

el
la

En un lapso de 24 horas ¡las estrellas no se desplazan! La rotación del planeta es la simple causa de que desde Tierra veamos el APARENTE movimiento de las estrellas, tanto el Sol durante el día como las demás durante la noche, y tengamos la sensación de paso de los días y las noches, alternancia que asociamos al paso del tiempo.

la
el
El día es una noche en la que brilla una sola estrella

Nuestros cuerpos (que no nosotros, pues nuestros cuerpos y células no hacen juicios morales) giran una vez cada 24 horas en torno al Centro del Planeta, y el reflejo de esto es que cuando miramos al firmamento vemos a las estrellas girar aparentemente en torno a un punto del cielo, el Punto del Polo sur celeste o del Polo norte celeste. Actualmente en ese punto hay una estrella significativa, llamada popularmente "estrella polar". Desde el ecuador y observando hacia el norte veríamos a esa estrella en el horizonte y a las demás estrellas realizar medio giro en torno a la estrella polar. Observando el cielo al mismo tiempo desde ambos hemisferios de la Madre Tierra vemos cómo las estrellas (el Sol durante el día y las demás durante la noche) se dezplazan en sentido contrario. Pulsa en el siguiente link si deseas ver una animación del giro de ambos hemisferios del planeta.

Durante el ocaso podemos medir el tiempo que pasa desde que el horizonte "toca" al Sol hasta que lo cubre por completo. Vienen a ser unos 180 segundos que son 3 minutos. Y como el día completo es de 86.400 segundos es 480 periodos de 180 segundos, como si fueran 480 ocasos seguidos por día: 15 x 32. Dado que lo que llamamos "día" es realmente un círculo (giro) en el espacio y solemos estructurar el círculo en 360 grados, cada ocaso físico del Sol ocurre durante el 0,75 de grado de giro del planeta, o lo que es lo mismo: a cada grado de giro del planeta el horizonte cubre una franja de cielo equivalente a 1,3(periodo) veces el tamaño aparente del Sol. En el siguiente link puedes ver una recreación de un ocaso en Stonhenge a tiempo real.

¿Qué ocurriría si el Planeta detuviese su giro o rotación? Temprano o tarde nos daríamos cuenta de que las estrellas (el Sol durante el día y las demás durante la noche) no se desplazan por el cielo. Quizá creeríamos que el tiempo se habría detenido, o quizá nos diéramos cuenta de que el Planeta habría detenido su rotación. ¿Acaso la sensación de paso del tiempo depende del movimiento físico del Planeta? ¿Realmente no pasa el tiempo aunque creamos que sí? ¿Existe el tiempo pero no pasa? ¿No existe el tiempo? ¿Existe y pasa?

Mientras nosotros giramos alrededor de nuestros objetivos (o nuestros objetivos alrededor de nosotros), nuetros cuerpos giran alrededor del núcleo, centro o corazón del Planeta, el cual gira en torno a su propio eje. El Planeta Tierra y Agua gira dentro de su propia placenta de Aire hacia el este u oriente. La palabra oriente procede del verbo latino "oriri", que significa "nacer". De esta palabra también procede "origen". De hecho, oriente es la dirección por la que vemos salir la luz, sea la del Sol en el amanecer o la de la Luna y las demás estrellas en el anochecer. De ahí que la expresión "orientarse" sea tan común para referirse a "volver a encontrar la luz, la guía". No usamos la expresión "occidentarse", aunque eso ocurre por sí solo durante la educación en la sociedad occidental, y no es precisamente una orientación hacia el espíritu del Universo, universal (desde lo humano a lo natural) ni universal ni la adquisición de consciencia de ser seres habitantes no ya de un planeta sino de hij@s que forman parte de un Ser viviente, organismo biológico inteligente y sensible, una Madre con la forma de planeta, la forma más simple de la creación: el círculo, la esfera, como la de las pupilas y ojos a los que llegan los rayos de luz de la Estrella, y gracias a ello podemos ver y verla.

Mientras el Planeta Viviente gira y miramos un reloj mientras estamos en algún punto del hemisferio norte, las agujas del reloj se mueven en dirección contraria, lo cual es contrario si estamos en algún punto del hemisferio sur, y nosotros, según la educación occidentalista estamos acostumbrados a obedecer al reloj que, al ser un mecanismo, mecaniza nuestra mente y organismo, lo cual desconecta de la dinámica fluyente y saludable de la Madre Naturaleza y sus ciclos acoplados a otros ciclos mayores que funcionan como impulsores de la energía a más altas vibraciones, a modo de los círculos abiertos de las espirales ascendentes (reflexión)

En la siguiente escena, puedes pulsar con el indicador del ratón sobre la imagen de la Tierra para poner en marcha la animación y puedes volver a pulsar para detenerlo. Cada avance de la aguja del reloj representa el paso de 1 hora (30º grados del círculo del reloj) y el movimiento de 15 grados de giro de la Tierra.

la

A cada segundo, el planeta Tierra gira 465 metros en el ecuador, el círculo más extenso del planeta. Esos 465 m/s es mayor velocidad que la del sonido en el aire (315 metros cada segundo) pero 3 veces menor que la velocidad del sonido en el agua. ¿Y con respecto al recorrido de un rayo de luz, 1 Metro Luz? Una cifra curiosa: 654.000 veces menos. Ya ves el curioso juego de números: 465 metros es 645.000 veces más corto que 300millones de metros recorridos por la luz. También en combinación con la traslación se produce un cruce de números "dentro de 1 segundo".

También en relación con esta cifra de 465 metros de giro cada segundo, si nos diéramos un paseo por el ecuador de la Tierra cubriendo 1 metro cada segundo tardaríamos 1 año y 100 días que son... 365 + 100 = 465 días. O lo que es lo mismo: si dividimos la circunferencia de la Tierra en partes de 86'16 kilómetros (86.160 metros como si fueran los 86.160 segundos ó 23 horas y 56 segundos que tarda el planeta en completar su giro), nos da a 465 partes.

Las personas que viven en algún punto de la región del ecuador se desplazan involuntariamente 465 metros cada segundo. A cada minuto el Planeta gira 1/4 de grado, lo cual quiere decir que gira 1 grado cada 4 minutos y 15 grados cada hora.

Esto da para 1674 kms cada hora. A esa velocidad (imposible para el guepardo, para el atleta campeón del mundo de velocidad, para un coche o para un avión) "viajan" involuntariamente las personas que viven en el ecuador, incluso las que son agentes de tráfico...

Y si nos colocamos en los polos y miramos al firmamento, podemos ver el reflejo del giro de la Tierra en el desplazamiento aparente de las estrellas. E igualmente desde el ecuador.

La siguiente animación en el siguiente link muestra una vista cenital de una parte del Hemisferio Norte de la Tierra resaltando una sección del ecuador en América del Sur por la que fluye el río Amazonas. La sección entre las marcas rojas equivale a 15 grados que la Tierra y la sección entre marcas azules equivale 1 grado y a 111'1 kms. Es una animación que reproduce a TIEMPO REAL el giro de la Tierra, si bien apenas es perceptible. El punto verde -que puede ser un árbol de la selva amazónica siendo "arrastrado" por el giro de la Madre que respira a través de él- puede servir de referencia para percibir la rotación de 1 grado durante 4 minutos. Esto está ocurriendo ahora mismo.

El giro y la traslación son movimientos simultáneos que combinados hacen que cada punto y forma de la superficie de la Tierra se mueva deje involuntariamente un rastro invisible levemente sinuoso, como una onda en el espacio. En esta animación puedes pulsar sobre la imagen de la Tierra para iniciarla.

Puedes observar el trayecto completo a escala proporcional durante 1 giro/día en esta imagen.

A tal ritmo de giro combinado con el ritmo de traslación, la Nave Tierra de la que somos seres navegantes más allá de lo que pensamos, completa 1 giro tras recorrer una distancia en la que la propia Tierra cabe 203 veces.

la Traslación de la Tierra durante 1 giro el

Y en la órbita al Sol completa 366 giros y casi un cuarto más, exactamente 0'2422. Como se ve, son 366 y no 365 tal como los contabilizamos, y que son días sinódicos. La palabra "sinódico" se refiere a sínodo como "punto de encuentro". Así, un día sinódico es en referencia al periodo que transcurre entre dos encuentros entre nosotros y el Sol en el mediodía con el Sol en el punto más alto. En cada día sinódico de mediodía a mediodía la Tierra gira 361 grados.

Con todo, 366'2422 giros no es un número entero en 1 órbita, de modo que giros y órbita no sincronizan, pero podemos encontrar el número de órbitas que son necesarias para tal sincronización: 33 órbitas ó años que son 12.052,99 días ó 12.053 días enteros.

¿Cuántos días tendría el año si el planeta Tierra girase en sentido contrario al de su traslación?

 

LA DETENCIÓN DEL GIRO

Dado que ningún fenómeno natural es eterno, tampoco lo es el movimiento del Planeta Tierra, como tampoco su inclinación. Por eso la posibilidad de que el Planeta detenga su giro está abierta a la realización en cualquier momento para girar en el otro sentido, igual que cualquier péndulo se desplaza alternando hacia nuestra izquierda y derecha. También se maneja la posibilidad de la llamada inversión de polos magnéticos y quizá ambos fenómenos estén íntimamente ligados, incluso con los ciclos del Sol.

En relación a la posibilidad de detención del giro de la Tierra existe en la biblia una referencia en el Libro de Josué capítulo 10 versículo 13, en el que lo que se narra como una "intervención divina a petición humana" es simplemente un fenómeno natural conocido por una persona que sabía que iba a ocurrir, como quien sabe cuándo va a anochecer o a amanecer y se lo transmite a seres que sólo viven unas horas pero no han pasado por un anochecer o un amanecer. En tal versículo se dice que el Sol y la Luna se detuvieron, y el Sol lo hizo en medio del cielo. Realmente el Sol no puede detenerse porque -a escala del Sistema Solar- ya está siempre fijo al ser el centro del Sistema planetario, así que, de haber ocurrido, habría sido porque el planeta Tierra habría detenido su giro. Y si consideramos literalmente la expresión en medio del cielo como "justo al mediodía", cuando la Tierra detuviera su giro la región de Palestina (desde la que los personajes presenciaran el fenómeno) estaría en el meridiano del mediodía, pues al mediodía es cuando vemos al Sol "en medio del cielo" o en el punto más alto del cielo en todo el día. Y la luna tampoco habría detenido su traslación (de 1 kilómetro cada segundo), pues sólo se habría detenido el giro del planeta Tierra. Si desde Palestina se hubiera visto a la Luna que no se movía durante unas horas sería porque se veía a la Luna (y no había nubes), y si a la luna se la ve al mediodía sólo podría ser dificílmente como medialuna en el horizonte lo que significa que está al comienzo de su último cuarto antes de llegar a nueva o en su primer cuarto después de haber pasado por luna nueva. Estaría amaneciendo en América y anocheciendo en China y Australia.

Quizá entonces en América (que estaba en el umbral del amanecer) debía existir la antigua cultura inca, de la que procede otro testimonio semejante acerca de una noche muy larga en la que no hubo amanecer durante más de 20 horas. También existen referencias a un fenómeno parecido en papiros del antiguo Egipto que narran que hubo un día muy largo en el que el Sol salió primero por occidente y se ocultó por oriente (así debía ser entonces, y hoy en día es al contrario), y luego, sin que mediara la noche salió por oriente y se ocultó por occidente (tal como hoy en día).

De haber ocurrido la detención del giro de la Tierra, podría haberlo hecho en algún día de algún año desde el 1407 a.e.c. (año 2.354 de la era Hebrea). Este año podemos extraerlo de una deducción en base a un dato del libro de Reyes 6:1 en cuyo pasaje se lee que Salomón comenzó a construir el Templo el 4º año de su reinado, 480 años después de la salida de los israelitas de Egipto. La mayoría de los estudiosos coinciden en que el 4º año del reinado de Salomón era el año 967 a.e.c, el año 480º después del éxodo de los israelitas, de modo que el éxodo se habría producido el año 1.447 a.e.c. (480 + 967) en tiempos de Moisés. Después del éxodo, los israelitas aún pasaron 40 años en el desierto guiados por Moisés antes de llegar a "la tierra prometida", momento en que Moisés muere, de modo que debió morir el año 1407 a.e.c. (1.447 - 40). Y entonces es cuando Josué sucede a Moisés y toma el mando del pueblo de Israel, y Josué es el personaje que aparece como protagonista del mítico relato de la detención del sol y de la luna tras derrotar a los amorreos en defensa de los gabaonitas (Josué 10:6-15).

 

el la

 

Para contactar enviar e-mail a navelegante64@gmail.com
 
 

 

 

 

 
PLANETA AGUA TIERRA Iluminación y sombra Inclinación Dimensiones La órbita Movimientos >>> Trópicos El Camino de Santiago y la Vía Láctea Earth view
 

 

 
 

 

16

 

 

¿Quién no conoce el sentido de giro de las agujas del reloj? Dado que en el reloj usamos como referencia fundamental el punto de "en punto", por eso solemos decir que las agujas giran hacia la derecha o que el tiempo pasa hacia el futuro, la derecha psicológica. Pero cuando las agujas sobrepasan las "y cuarto", su sentido cambia.

El hecho es que si miramos hacia el Sol, las agujas giran en sentido contrario al del Planeta Madre. Hay dos fuerzas, una psicológica que podemos representar como un "+1" (las agujas del reloj y nuestra tendencia temporal en una sola dirección, el futuro, el delante -o el derecha- psicológico), y otra física, el "-1" del sentido del giro de la Tierra hacia oriente o el este, que no son coordenadas en referencia a nuestro cuerpo sino basadas en la dirección por la que vemos salir a las estrellas o por donde asomamos a las estrellas: en el amanecer al Sol, y en el anochecer a las demás estrellas.

El cerebro que viene de SERie con el organismo humano tiene dos hemisferios, uno oriental y otro occidental, uno al lado del otro. También el Planeta los tiene, aunque uno sustentando al otro: el sur al norte, y no tiene dos hemisferios verticales. Con todo, ¿qué mejor estabilización mental que compensar el "+1" con el "-1" siendo conscientes del giro de la Tierra, la Madre rotando hacia oriente, orientándonos?

Pues +1 -1 = 0, una mente sin resistencia ni desgaste, recipiente de la potencialidad de la energía del Planeta para beneficio gratuito del organismo y de la propia atmósfera del Planeta.

 

volver arriba