Montaje simétrico del Sistema Solar  

lael

13x20:260 TZOLKIN


 

El día 6 de abril de 2012 fue el primer día de un periodo de 260 días que finaliza el 21 de diciembre, día del final y reinicio de la 5ª Cuenta Larga del Ciclo Maya y del propio Ciclo Maya de 5 cuentas largas. Tal ciclo de 260 días, Tzolkin, es el 7.200º de la Cuenta Larga y es el 36.000º del Ciclo Maya, y la Nave espacial "Tierra" está recorriendo la sección de su órbita correspondiente a ese ciclo de tiempo.

Seccion de orbita recorrida por la nave Tierra durante 260 días (Tzolkin)

El concepto "Tzolkin" es complejo no sólo por la dificultad de ser comprendido por la inteligencia intelectual sino por la riqueza que alberga, pero lo que más comprensible puede resultar a nuestra conciencia es la percepción espacial del Tzolkin, que es un ciclo de 260 días, y nosotros tenemos conciencia espacial y estamos en un planeta que flota desplazándose cierta distanca a cada segundo, hora y día en la levedad del Espacio universal. El concepto cronológico "día" lo basamos en un hecho espacial: el movimiento de rotación del planeta Agua, y durante varios días se desplaza una sección curva de su órbita en torno a la estrella Sol. Esto ocurre en la dimensión espacial (3 primeras dimensiones de las que tenemos conciencia), no en nuestra mente. En 260 días la nave espacial planetaria recorre el 71,2% de su órbita, unos 2,6 millones de kms x 260.

Seccion de orbita recorrida por la nave Tierra durante 260 días (Tzolkin) el

(260 días x 100) / 365,2422 = 71,18%.

Es el 71,2% de la órbita. Esto significa que recorriendo 100 tramos de 260 días, la Nave espacial Agua Aire y Tierra da 71,2 órbitas a su fuente de energía. Esto, en términos cronológicos, significa 71,2 años ó 26.000 días, 100 Tzolkines que, al final/reinicio del Ciclo Maya (25.626 años) es la duración media de una persona moderna, y también cada 72 años el eje de rotación del planeta se mueve 1 grado y los puntos equinocciales y solsticiales retrogradan 1 grado del círculo orbital. De hecho, el ciclo completo de bamboleo/precesión del planeta es de 25.920 años divisibles en 365 "días" de 71 años, es decir, un "año" de mayor dimensión: el Año Precesional. También, en 26.000 días el planeta Venus da justo 107 de sus giros, es decir que cumple 107 días venusianos en 100 Tzolkines.

En esta animación interactiva puedes pulsar consecutivamente sobre el punto central (el Sol) y descubrir qué ocurre cada 260 días, es decir, cada Tzolkin.

La Nave espacial Tierra llega casi al mismo punto tras 7 periodos de 260 días, es decir tras 7 Tzolkines. El resultado geométrico de proporciones entre el círculo interior y el círculo orbital de la Tierra es el mismo que si dibujamos un círculo A y dibujamos otro círculo B que guarde la proporción Phi y los centramos y comenzamos y trazar líneas rectas desde el círculo B y que sean tangentes al círculo A, terminamos trazando una estrella de 7 puntas en cuyo heptágono interior se inscribe el círculo A. En la siguiente animación interactiva puedes pulsar consecutivamente sobre la escena para recrearlo.

En el círculo de la órbita de la Tierra, la unidad Tzolkin (260 días durante los que la Tierra cubre 256º de su círculo orbital) es la idónea para recrear ese mismo juego geométrico heptagonal con dos círculos que guardan la proporción Phi.

Esa estrella "tzolkiniana" da una vuelta al Sol en cierto periodo de tiempo fácilmente calculable teniendo en cuenta que 7 Tzolkines son 1820 días y que 5 años son 1.826,211 días y que la diferencia es de .6'211 días. Es el ritmo de precesión del Tzolkin.

En cuanto a la sincronización del Tzolkin con el año terrestre de 365,2422 días ambas ruedas sincronizarían cada 42 años (59 vueltas del Tzolkin). Pero si usamos un año de días enteros (el Haab maya de 365 días) ambos se conjuntan cada 18.980 días, que son 73 Tzolkin ó 52 años Haab (= 51,96 años terrestres). Podemos llamarlo el periodo de Sincronización de los ciclos Haab y Tzolkin. 18.980 días son 78 periodos de 243 días, es decir 78 días de Venus.

También podemos representar los 260 días como un círculo que llamemos "Tzolkin", de modo que el año terrestre equivale a 1'4 Tzolkin.

Así mismo, aunque estamos acostumbrados a dividir el círculo en 360 partes o grados, podemos hacerlo en 260 partes o grados. Si lo hacemos sobre la órbita de la Tierra obtenemos 7 días cada 5 grados, 14 días cada 10 grados y 28 días (13ª parte del año) cada 20 grados (13ª parte del círculo de 260 grados). Es decir 13 meses de 28 días o 13 secciones de 20 grados. Incluso si tomamos 260 como metros y buscamos su acoplamiento con el kilómetro (1000 metros) encontramos que 50 tramos de 260 metros son 13 kilómetros, cifra íntimamente asociada a 260 (13 x 20) y al Tzolkin.

La teoría de que 260 días sea un patrón coordinador de ciclos planetarios está para ser investigada y comprobada. Por eso, también la certeza o falsedad de tal teoría es demostrable una vez se exploran y conocen los patrones cíclicos y orbitales de los planetas en los que interviene el propio Planeta en el que hemos construido las ciudades en las que sobrevivimos. Independientemente de que la existencia tenga o no tenga propósito (y de tenerlo se cumpla o no se cumpla), el propósito de nuestra Sociedad y nuestros propósitos personales (el común a todos es sobrevivir) no exige -evidentemente- conocer del Tzolkin ni de los ciclos planetarios, y por ello es lógico que no los conozcamos ni percibamos su trascendencia, si bien la ciclicidad es una cualidad de la Naturaleza y por eso ésta es un aspecto íntegro del Universo, y nosotros -o al menos el organismo humano- somos parte de la Naturaleza, necesitemos o no venderla/comprarla. Un simple y primer ejemplo de sincronicidad del Tzolkin con ciclos planetarios es con relación con el planeta Marte y su ciclo sinódico de 780 días, que es 3 periodos de 260 días, es decir 3 Tzolkines. El ciclo de 260 días no es reflejo de algún ciclo de algún astro, pero sí es un patrón que conforma ciclos más amplios.

También, así como hablamos de 260 días terrestres (Tzolkin terrestre) podríamos hablar de 260 días venusianos como un Tzolkin venusiano, y como un día venusiano dura 243 días tenemos que 260 días venusianos ocurren en un periodo de 63.180 días que son prácticamente 173 años. En 63.180 días la Tierra se cruza 81 veces con Marte, es decir que en 260 días venusianos ocurren 81 ciclos sinódicos de Marte, pues 63.180 días son 81 periodos de 780 días, periodo del ciclo sinódico de Marte.

También podemos expresar el número 260 como las unidades de una matriz de 20 series del 1 al 13 dispuestas en vertical y distribuidas en 13 columnas y 20 filas. La forma original de expresarla es empleando los números mayas. A tal matriz se le llama de diversas formas como por ejemplo "Módulo Armónico".

lala

En esta matriz de 13x20=260 números hay una columna central, la 7ª, como los siete vértices de la estrella "tzolkiniana". Es llamada "Columna Mística". La matriz no tiene una fila central ni por ello un número central aunque sí puede tener un número clave. Si sumamos los números de la Columna Mística de la Matriz Tzolkin obtenemos 140 (20 veces 7), que es la media de la suma de todas las columnas. La suma de los números de la Columna Mística en pares desde sus extremos hasta el interior empezando por el 4 y el 10 hasta el 13 y el 1 da 14, 2 veces 7. También en la matriz de 13 meses de 28 días, el 7 y el 13 son los números clave, y en ella el día central (24 de enero gregoriano) es el dia 14 (7+7) del Mes 7.

Cada fila suma 91 (13 veces 7), pues cada fila tiene todos los números una sola vez. 91 es el sumatorio de 13: 13+12+11+10+9+8+7+6+5+4+3+2+1 ó el producto 13x7. Como dias, 91 es 13 semanas (13x7), 1/4 de año u órbita, duración de cada estación. Así, 91 x 20 filas = 1.820, que también es 260 veces 7, es decir 7 Tzolkin (5 años menos 5 días). Así podemos considerar al 7 como el número clave de la matriz.

La relación entre 140 (la media de las columnas) y 91 (la media de las filas) es, lógicamente, la misma que entre 20 y 13: 1'538461(periodo). Si convertimos esta cifra en entera multiplicándola por 1.000.000 obtenemos 1.538.461 cuyo divisor más cercano a un cociente entero/racional es el 666, pues 1.538.461 / 666 = 2310,0015. Y si seguimos jugando, vemos que 2.310 Tzolkines son 600.600 días. Esta curiosa matriz y sus números puede esconder muchos más secretos numéricos, y la intuición, la imaginación y el juego es lo más indicado para descubrirlos. Incluso otras dimensiones (dimensionalidad como cualidad de la conciencia).

Matriz Tzolkin 13x20 de 260 dígitos

260 es el resultado de la multiplicación de 13 y 20. Podemos encontrar los números 13 y 20 en ciertos aspectos de nuestra propia naturaleza humana, concretamente del cuerpo y organismo, en las 13 uniones fundamentales del esqueleto y en los 20 dedos de manos y pies, o los 20 aminoácidos (ácidos carbónicos del grupo amino), componentes elementales de esas moléculas que con cierta frecuencia nombramos como proteínas. La diferencia entre 13 y 20 es 7, como las 7 glándulas y sus correspondientes chakras, o los 7 orificios. La suma de ambos números es 33, como el número de vértebras de la columna. También, 33 como años es el periodo en el que la esfera que llamamos "La Tierra" cumple un número entero de giros (o de días) en sincronía con un número entero de órbitas (33), considerando que el año dura 365'2422 días.

Diversos argumentos se manejan como razones de los 260 días del Tzolkin. Uno es en relación al periodo de gestación humano desde la última falta menstrual hasta el parto. También se asocia en relación con el planeta Venus, pues quizá 260 días es el periodo que transcurre sin que veamos a Venus durante su ciclo sinódico de 584 días; es una teoría difícil de comprobar y confirmar. También se le relaciona con un periodo de cosechas. También podemos verlo como una onda en el espacio cuya longitud en millones de kms es la distancia recorrida por el Sol/Sistema solar durante 260 días (según la velocidad de traslación del Sol que sugieren los astrofísicos -216 km/sg-, durante 260 días el Sol/Sistema solar recorrería unas 2.5 veces el diámetro del propio Sistema solar). Otro argumento sugiere su vinculación con los ciclos magnéticos solares, pues teóricamente los ciclos en los que los campos magnéticos polar y ecuatorial del Sol interactúan cierran un ciclo completo cada 260 días. En la novela "La Serpiente Emplumada" (2ª parte de "La Profecía Maya", del escritor brasileño Alberto Beuttenmüller) en los capítulo 13 y 15, uno de los personajes menciona:

Los 260 días del Tzolkin se refieren a la interacción entre los campos magnéticos polar y ecuatorial del Sol.

El Tzolkin se vincula a los ciclos magnéticos solares. Si analizáramos los ciclos en los que los campos magnéticos polar y ecuatorial del Sol interactúan, vemos que ambos cierran un ciclo completo cada 260 días.

En el Capítulo 2 de "El Factor Maya" (http://www.factormaya.com/capitulo2.htm) puede leerse lo siguiente:

Evidentemente, para los Mayas Clásicos, más importante que adquirir territorios y hacer la guerra, fue la necesidad de rastrear los ciclos del planeta Tierra mediante un singular sistema de matemáticas. El objetivo de este bien elaborado sistema para la conservación de la información parece haber sido la relación recíproca de los ciclos terrestres y de los otros planetas dentro de nuestro sistema solar, con la matriz armónica de un programa maestro. Esta matriz, que abarca los armónicos cíclicos de los planetas que están dentro de nuestro sistema solar, era de naturaleza galáctica, ya que ésta representaba una perspectiva más grande y más amplia que la que pudiera obtenerse desde dentro de nuestro sistema solar.

Con el objeto de que todos los sistemas puedan lograr el mismo nivel de coordinación armónica, el conocimiento o la información habrían de ser sistematizados en el código más simple que sea posible, de modo que éste pueda ser utilizado en común. Sistematizar y transmitir este código también es responsabilidad de los mayas. El código es denominado módulo armónico o Tzolkin, que es la matriz matemática más simple posible y que acomoda el mayor número posible de transformaciones armónicas, transmisiones y transducciones. En una palabra, es una verdadera tabla periódica de frecuencias galácticas.

laSeccion de orbita recorrida por la nave Tierra durante 260 días (Tzolkin)

100 Tzolkines (26.000 días = 71,2 años) es el centenario en tzolkines. Desde que se inició la sofisticación de la medicina en la civilización humana que sobrevive en este Planeta originalmente puro y por ello saludable, la edad media de vida humana ha aumentado paralelamente a la población, lo cual no significa "evolución". En nuestra sociedad nos fabricamos y vendemos/compramos un producto comercial que llamamos "la longevidad" (que no es juventud ni eternidad) como respuesta a la necesidad de conseguir el "vital" dinero gracias al sueldo obtenido en el trabajo de fabricación o de venta de tal producto, y ante el visceral impulso de conseguir más tiempo de "vida" (y de sufrimiento y de búsqueda y compra de seguridad y alivio) lo cual responde a la incertidumbre por no saber si hay más vida después de "la vida" o al instintivo impulso de encontrar el sentido de la existencia. Y tal deseo de longevidad va acompañado del lema de "alcanzar el centenario" (los 100 años). Evidentemente 71'2 años no es el centenario en años (órbitas de la Tierra) pero sí lo es en términos Tzolkin, pues 26.000 días son 100 Tzolkines. Y 1 Tzolkin es el ciclo de gestación desde la última falta menstrual, es decir que es la base proporcional de la actual duración media de una persona moderna. Podríamos decir que 100 Tzolkines hacen el centetzolkinario. y que una supervivencia de 26.000 días es fractal del periodo de gestación, y tras el periodo de gestación humano nace un nuevo humano. Así, la conciencia también tiende a renovarse tras un periodo mayor de gestación. También, la Humanidad sapiens sapiens, así definida por sí misma, y que sobrevive a los siglos gracias a la reproducción del individuo humano que sí muere, tiene una edad de 26.000 años (muy próxima a la duración del ciclo de precesión de la Madre Tierra). Es decir, la especie sapiens sapiens de la Humanidad, de 26.000 años de edad, está formada por individuos que al final/reinicio del Ciclo Maya, han llegado a sobrevivir un tiempo medio de 26.000 días, 100 Tzolkines.

En relación con los otros ciclos mayas, el ciclo de Cuenta Larga mide 1.872.000 kines que son 7.200 ciclos de 260 kines, es decir 7.200 Tzolkin (de 260 kines) ó 260 Katunes (de 7.200 kines). Otro ciclo es el AHAU que mide 360 Tzolkin (256.26 años) y 20 AHAU forman la Cuenta Larga. Así, el patrón de 260 días sincroniza con la Cuenta Larga.

Esta misteriosa Matriz Tzolkin es versátil (y compleja) en el sentido de que cada una de las 260 unidades puede representar conceptos diferentes que expresan diferentes tiempos, desde 1 kin/día hasta 1 Katun (7.200 kines), de modo que las 260 unidades completas pueden expresar tanto un Tzolkin (260 kines) como una Cuenta Larga (260 Katunes, 7.200 Tzolkines). De hecho la Cuenta Larga está estructurada en 13 Baktunes, pero también -en una segunda capa cíclica- en 20 ciclos llamados AHAU de tres subcapas: 13 Katunes, 260 Tunes y 360 Tzolkines.

el
La cronología de las eras históricas en la Cuenta Larga
el
Los 20 ciclos AHAU de la Cuenta Larga y sus equivalencias.

Un ciclo Baktun equivale a 20 Katun y a 400 Tun, pero el Tzolkin no se acopla a él, pues en un Baktun caben 553,8 Tzolkin. Para lograr la sincronía está el ciclo AHAU, pues cada uno equivale a 360 Tzolkin, y además se mantiene la coordinación con el ciclo Katun (13) y con el ciclo Tun (260).

En los ciclos mayas, a escala del ciclo AHAU (13 Katunes, 260 Tunes) el patrón de 260 días (Tzolkin) sincroniza en número entero como 360 Tzolkin (número que obedece a la regla de ser reducible a 9). En términos de proporcionalidad, el ciclo AHAU es el propio Tzolkin escalado 360 veces. A escala de ciclo BAKTUN (20 Katunes) el Tzolkin no cuadra, pero sí a escala de 13 Baktunes (la Cuenta Larga) como 7.200 periodos de 260 días = 7.200 Tzolkin. Es decir que, proporcionalmente, la Cuenta Larga es el propio Tzolkin escalado 7.200 veces (también reducible a 9). Esta imagen es una recreación artística de 7.200 Tzolkines (la Cuenta Larga) como ruedas concéntricas.

laLas 5 ruedas del Ciclo maya: 7.200 Tzolkin. 5.125 años.

Los últimos 5.125,36 años de tiempo (y 5.125,36 órbitas de desplazamiento circular del planeta Tierra) han transcurrido en el ciclo de Cuenta Larga: 13 Baktunes, 260 Katunes, 5200 Tunes y 93.600 Uinales. Formando ciclos de trecenas de cada ciclo, el Tzolkin sincroniza con todos:

13 UINALES = 1 TZOLKIN

(13x13 UINALES = 13 TZOLKINES)

13 TUNES = 18 TZOLKINES

(13 X 360 = 18 X 260)

 

13 KATUNES = 360 TZOLKINES (Ciclo AHAU)

13 AHAUS = 4.680 TZOLKINES

13 BAKTUNES (=20 AHAUS = CUENTA LARGA) = 7.200 TZOLKINES

 

Y los últimos 25.626,8 años han transcurrido en el Ciclo completo de 5 cuentas largas que equivale a 36.000 Tzolkin. Los ciclos AHAU, BAKTUN y Cuenta Larga sincronizan con el Tzolkin con cifras que cumplen la regla de reducirse a 9.

 

AHAU = 360 TZOLKINES (3+6+0 = 9)

CUENTA LARGA = 7.200 TZOLKINES (7+2+0+0 = 9)

CICLO COMPLETO = 36.000 TZOLKINES (3+6+0+0+0 = 9)

 

Las cifras base que definen el patrón 260 del Tzolkin son el 13 y el 20 que son los armónicos o múltiplos en base a los se define la estructura proporcional de los subciclos del Ciclo Maya. Así, usando el armónico 20 podemos expresar los 36.000 Tzolkin de forma que quedan como 20 x 1800 Tzolkin = Ciclo Maya.

 

EL TZOLKIN EN EL TEJIDO DE LOS CICLOS PLANETARIOS

Existen ciertos periodos de tiempo en los que se conjuntan el Tzolkin y otros ciclos mayas como el Haab de 365 días (el año maya). La conjunción básica es de 73 Tzolkines y 52 Haabs (de 365 días justos) en 18.980 días (51,9 años de 365,2422 días). En otros también interviene el ciclo Tun de 360 días. Y en otros también ciertos ciclos planetarios básicos como el ciclo sinódico de Venus de 584 días y el de Marte de 780 días. En la siguiente tabla vemos la distribución de Tzolkines, Tunes, Haabs y ciclos sinódicos de Venus y de Marte en diversos ciclos de kines o días. Los ciclos más importantes son el Tzolkin y los naturales como son los ciclos sinódicos de Venus y Marte.

 
TZOLKIN
(260 kines)
TUN
(360 kines)
HAAB
(365 kines)
Ciclo Sinódico Venus
(584 kines)
Ciclo Sinódico Marte
(780 kines)
18.980 (51,9 años) 73   52    
x 2 = 37.960 kines (103,9 años) 146   104 65  
x 3 = 56.940 kines (155,9 años) 219   156   73
x 4 = 75.920 kines (207,9 años) 292   208 130  
x 5 = 94.900 kines (259,8 años) 365   260    
x 6 = 113.880 kines (311,8 años) 438   312 195 156
x 7 = 132.860 kines (363,7 años) 511   364    
x 8 = 151.840 kines (415,7 años) 584   416 260  
x 9 = 182.520 kines (499,7 años) 702 507     234
x 13 = 246.740 kines (675,5 años) 949   676   338
x 18 = 341.640 kines (935,38 años) 1.314 949 936 585 468

Ver también ciclo sinódico de Venus.

Los diversos ciclos son múltiplos del primero de 18.980 días, y 18 de estos forman el superciclo de 341.640 días en el que intervienen todos. También en el ciclo de 113.880 kines, aunque no interviene el ciclo Tun, sí intervienen los ciclos sinódicos de Venus y Marte. 3 ciclos de 113.880 días forman el ciclo de 341.640 días.

También hay otro ciclo de conjunción del Tzolkin y el día de Venus (de 243 días) en forma que 260 días de Venus conjuntan en 63.180 días con 243 Tzolkines y con 81 ciclos sinódicos de Marte. Y por supuesto también el del Tzolkin y el ciclo sinódico de Marte, pues 260 ciclos sinódicos de Marte y 780 Tzolkines conjuntan en 202.800 días.

A su vez 4 de estos superciclos de 341.640 kines forman un ciclo mayor de 1.366.560 kines (= 3.741,5 años = 3.744 Haabs) considerado un número clave en la cosmología maya. Este ciclo abarca el 73% de la Cuenta Larga, y qué mejor que verlo gráficamente en la estructura del Ciclo de la Cuenta Larga simultáneamente a la cronología histórica (a la que nuestra mente está habituada) y de la que el año 550 a.e.c. cae en mitad de la Cuenta Larga, y por ello es para nosotros un buen punto de referencia, y termina hacia el año 630 d.e.c.

Y con más detalle podemos verlo en las siguientes dos imágenes:

Y cinco de estos, a su vez, forman un ciclo de 18.707 años (de 365,2422 días) ó 18.720 Haabs (de 365 días) que son 26.000 + 260 + 20 Tzolkines que teóricamente definen un superciclo del sol compuesto por 100 ciclos de manchas solares.

Ver también ciclo sinódico de Venus.

El desconocimiento humano general acerca del Tzolkin se debe a que no fue exportado a Europa ni, por ello, a la mente humana (1) ni, por ello, pudo ser "tanteado" por la conciencia humana. Con la llegada desde Europa del poder católico y militar a las tierras que luego serían llamadas "América", los eclesiásticos estudiaron la cultura maya y conocieron la existencia del Tzolkin así como del calendario de 13 meses de 28 días (de una estructura regular, y usada también por etruscos o por celtas) aunque por interés -y por no interesar- no fue exportado a Europa. Era el tiempo en que los eclesiásticos derogaron el calendario juliano e instauraron el calendario (romano) gregoriano cuando el Papa de la Iglesia de Roma era Gregorio XIII (13º de su saga) que no aceptó el calendario de 13 meses (ni el Tzolkin 13:20) y fue Papa durante 13 años (13x13 = 169 meses de 28 días). El Tzolkin no es comprensible a la razón por sí sola, ni siquiera para la exclusivamente científica ni para la religiosa ni dogmática. El intelecto sólo puede ver la luz contando con la intuición igual que un hombre sólo puede concebir descendencia contando con la mujer.

Como un rápido y breve recordatorio de la historia del calendario, el calendario de 13 meses fue usado por los celtas, y también por los etruscos que poblaban las tierras que luego fueron el núcleo del nacimiento del Imperio de Roma, que inició con un calendario de 10 meses, el séptimo llamado "septiembre" y el décimo llamado "diciembre". Más tarde Julio César y César Augusto les añadirían "julio" y "agosto", y de ahí que actualmente septiembre (originalmente el 7º mes) sea el 9º, y diciembre (originalmente el 10º mes) sea el 12º. En el año 707 desde la fundación de Roma (más o menos 45 años antes del parto de María -nacimiento de Jesús) Julio César estableció el calendario que lleva su nombre, el Juliano. 371 años después (año 1.078 desde la fundación de Roma) fue fundada la Iglesia Romana, y 200 años después (año 1.278 desde la fundación de Roma) fue establecido el inicio de la era cristiana en un punto que estaba 525 años antes en la cronología: el supuesto momento del nacimiento de Jesús. (Es como si nosotros, desde el 2012, establecemos el inicio de una nueva era que empieza en un día del año 1.487). Entonces se comenzó a hacer referencia a las fechas en relación a ese momento, como el mismo año de la fundación de la organización eclesiástica, el 325 después del teórico momento de nacimiento de Jesús. 977 años después (año 2.255 desde Roma), el imperio militar y católico español llega a las costas del futuro México; el poder militar y religioso católico cristiano -que no crístico- entra en contacto con la cultura maya y con el Tzolkin. Roma -ahora como institución "religiosa"- vuelve a encontrarse con una cultura que usa el calendario de 13 meses de 28 días, como los etruscos hacía 2.230 años. 90 años después, 1.582 de la era cristiana y año 2.229 desde la instauración del calendario juliano, éste fue modificado, y fue instaurado el calendario gregoriano, llamado así por el nombre del Papa: Gregorio XIII. La primera medida fue considerar el día 15 de octubre como 5 de octubre, "borrándose" (o reescribiéndose) 10 días de historia cristiana y europea en la mente cristiana, aunque no de la memoria del resto de culturas del planeta.

Según la novela del escritor e investigador brasileño Alberto Beuttenmüller titulada "La Serpiente Emplumada", los atlantes enseñaron los secretos interdimensionales y la tecnología de los cristales a los olmecas, y estos la tranmitieron a los mayas, pueblo prehistórico. Los olmecas, mayas, incas y egipcios lograron tantas realizaciones monumentales -inexplicables para el hombre moderno tecnológico- porque estaban abiertos a la inteligencia de la Tierra como puente a las inteligencias cósmicas. Por su lado, la raza de los toltecas practicaban la magia negra y eran muy agresivos, y sojuzgaron a los aztecas (mexicas) y a los mayas. Con los mayas, los toltecas fundaron la cultura maya/tolteca en Yucatán en donde existen lugares de energía negativa. Esta es la cultura con la que se encontró el Conquistador, y de ahí nació el mito entre los eclesiásticos acerca de la barbarie de los mayas como practicantes de sacrificios humanos, costumbre que realmente era propia de los toltecas y que el propio tribunal eclesiástico de la inquisición también practicaría con la quema de personas en la hoguera (en el libro del Levítico 21:9 aparece el precepto yavítico de quemar en la hoguera a la mujer que siendo hija de sacerdote perdiera la honra y se hiciera prostituta). En la película "Apocalipto", dirigida por Mel Gibson, se narra la aventura de un muchacho maya que pertenece a una tribu que es masacrada por otra raza indígena muy violenta que buscaba hombres jóvenes y fuertes de los que extraer el corazón como ofrenda para su dios y demonio.

Los 260 días son representables como 20 grupos de 13 días. Astrológicamente a estos 20 grupos se les asocia con los llamados símbolos sagrados o glifos mayas. Las 260 combinaciones entre las 13 unidades y los 20 glifos representan diferentes cualidades energéticas, cósmicas y espirituales, y cada número/glifo corresponde a una fecha de cualquier calendario lineal, como por ejemplo un día gregoriano. Si concebimos el Tzolkin como una onda cuya longitud es la distancia recorrida por el Sol durante 260 días (kines), cada 260ª parte de esa onda tendría unas propiedades electromagnéticas determinadas que el Sol (cual receptor cósmico) recibiría y a la vez emitiría a los planetas, entre ellos la Tierra, influyendo así en la conciencia humana.

Cualquiera de las 260 combinaciones sirve de complemento para describir las cualidades de un determinado kin de un uinal de un tun de un katun de un baktun del Ciclo maya. El concepto "kin" (Tzol kin) también sería referente a una estrella (como el sol) como receptor de la cualidad electromagnética recibida de la onda Tzolkin, y a la vez la emisora hacia el planeta Tierra y la conciencia humana.

laSeccion de orbita recorrida por la nave Tierra durante 260 días (Tzolkin)la

 

Para contactar enviar e-mail a navelegante64@gmail.com
 
 

 

Ver también el ciclo de 7.200 Tzolkines: la Cuenta Larga del Ciclo Maya.

Ver también ciclo sinódico de Venus.

 

 

 

 
 
 

16=7